25/5/07

Sistema Educativo Bolivariano

INTRODUCCION

La población venezolana es heterogénea tanto desde el punto de vista socio-económico como desde el punto de vista cultural. Por ello hace falta adecuar los modelos de gestión a los requerimientos de la población.

Es fundamental superar el paradigma centralista de la planificación en Educación para comenzar a entender a la Escuela como el principal productor de datos y de eventos pedagógicos estratégicos que garantizan la equidad.

Repensar en la educación significa por una parte, enriquecer el espacio cultural, sin marginar o excluir a los grupos sociales, respetando su idiosincrasia y sistema de valores que condicionan sus actitudes y comportamientos, que son los que crean y proyectan la cultura. De otro lado, también significa rescatar al individuo con su potencial intelectual, sensibilizándole en el proceso educativo, reconociendo sus capacidades y limitaciones, proveyéndole de destrezas, habilidades, actitudes, e información básica, que posibilite su realización como persona, capaz de avanzar y progresar a partir de la toma de conciencia de los valores y realidad propia.


La Educación en Venezuela


La búsqueda de la equidad:
Desde 1999 hasta 2002, el sistema escolar venezolano ha retomado la tendencia al crecimiento de la matrícula que durante más de 30 años lo había caracterizado como uno de los sistemas escolares más inclusivos de América Latina. Desde hace cuatro años se han incorporado:

± 450.344 nuevos niños en educación básica

± 45.685 nuevos niños en educación preescolar.

En la década de los 90 el retroceso del sistema escolar se reflejó en la caída de 13% de la matrícula de 1er grado. Además la Tasa Neta de Escolaridad de ese grado (una medida de cobertura por edad) retrocedió de 87,2% en 1990 a 80,6% en 1997.

Estos problemas de cobertura se vieron acompañados por un sistemático descenso en el nivel de desarrollo de los procesos de aprendizaje de los estudiantes: Venezuela oscila entre los últimos cinco países en el ranking realizado por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación de la UNESCO en lengua y matemática en tercero y cuarto grado de Educación Básica, para las pruebas realizadas en 1998. Había predominado durante décadas una concepción estrecha de calidad, centrada exclusivamente en el cumplimiento de los objetivos programáticos, dejando de lado lo relativo al desarrollo pleno e integral del estudiante. A este cuadro debemos sumar la herencia de 24 por ciento de docentes sin título profesional, muchos de ellos con menos de cinco años de experiencia. Esto, unido a las carencias de formación pertinente de los docentes titulados, demuestra la fragilidad institucional del sistema escolar venezolano.

Calidad y cobertura, dos ejes inseparables: Además, la década de los 90 estuvo inspirada por “Modas Internacionales” que orientaron reformas que, en ocasiones, desequilibraron las conquistas alcanzadas. Por ejemplo, en la década pasada hubo una especial orientación hacia políticas que pretendían darle solución a los problemas de “calidad” del sistema, dando por supuesto y por resuelto el tema de la cobertura de la educación en general. Esto trajo como consecuencia que los crónicos problemas de cobertura se acentuaron o empeoraron. El gobierno actual ha mostrado voluntad política para enfrentar los problemas de acceso a la educación, pero es inevitable encontrarse con los déficits que el sistema ha venido acumulando en los últimos 20 años.

En la superación de estos problemas se encuentra la solución a los rasgos de inequidad que presenta aún el sistema escolar. No basta con retomar el camino del crecimiento de la matrícula, hace falta una política educativa orientada a resolver los problemas de inequidad derivados de las siguientes condiciones:

± Ausencia de aulas en todos y cada uno de los municipios del territorio nacional.

± Ausencia de medidas que permitan atender las diferencias socioeconómicas (darle trato especial a los más frágiles).

± Diferencias culturales (regionales y étnicas).

Más allá de las misiones: El camino para lograr la equidad en la gestión del sistema escolar debe emprenderse cuanto antes porque el Estado está obligado por la Constitución a cumplir con el derecho de todos los venezolanos a una educación gratuita y obligatoria de por lo menos diez años de escolaridad.

A pesar que en los últimos tiempos se han tomado medidas (Misión Robinson, Misión Ribas, Misión Sucre) que apuntan hacia atender los mandatos, consensos y acuerdos que garanticen la universalidad y equidad en la educación, todavía es mucho lo que queda por hacer para lograr que esas medidas se institucionalicen y generen cambios estructurales de profundidad en el sector.

Ello supone la necesidad de desarrollar políticas a mediano y a largo plazo de inversión social en infraestructura y en políticas sociales que compensen la exclusión social de los niños y jóvenes con menores oportunidades. Este esfuerzo debe realizarse a doble velocidad:

³ Implementando con urgencia medidas de gran impacto

³ Preparando institucionalmente al sistema escolar con el fin de crear las competencias necesarias para lograr equidad con una gestión eficiente

Evolución de la matrícula en el nivel de Educación Inicial

Se observa un notable incremento en la expansión de la cobertura en la década de los 80:

± Pasa en diez años de 421 mil alumnos en 1981-82 a 674 mil en 1991-92. Llega a 863.364 en 2001-2002.

± El crecimiento alcanza una cobertura de cerca de 43,7% de la población entre los 3 y 5 años. El déficit de cobertura es más notorio deficiencia en las zonas urbanas marginales y en las áreas rurales.

Para ampliar la cobertura en Preescolar se han implementado estrategias no convencionales de atención en los que concurren distintos organismos oficiales como organizaciones cooperativas de las comunidades. De esta forma se llega al total de cobertura de 948.564 niños, desglosados así:

o 863.364 atendidos por el Preescolar convencional

o 85.190 atendidos por el Preescolar no convencional

La Universalización de la Educación Inicial aún presenta muchos más obstáculos para lograrla que otros niveles. Su evolución se presenta con menor intensidad a lo largo del tiempo muy probablemente porque hay condiciones que afectan la incorporación de los niños en edad preescolar.

± Institucionales (propias de la oferta educativa)

± Familiares (relacionadas con la dinámica social que allí se vive)

La Educación Preescolar es un fenómeno urbano por excelencia, que se concentra sobre todo en grandes ciudades. Ello hace que el acceso sea desigual respecto a otras regiones del país.

± Se trata de una matrícula cuyo crecimiento es bastante más inestable que el crecimiento de los otros niveles.

± En la variación porcentual de la matrícula se pueden observar variaciones negativas.

± La variación hasta la década de los noventa podría deberse a la no consolidación social y de gestión del nivel.

± A partir de los años 90 la tasa de crecimiento de Preescolar va acompañando a la tasa de Educación Básica, e inclusive en momentos la supera.

± La década de los 90 consolida la tasa de variación de la matrícula, y en consecuencia, consolida el nivel.

Evolución de la matrícula de Educación Básica: La evolución de la cobertura de la Educación Básica revela que es en este nivel donde se encuentra un esfuerzo sostenido del sistema por mantener la oferta educativa.

Entre las décadas de los 80 y 90 existen variaciones importantes. Todo lo conseguido hasta 1980 se verá afectado en dos oportunidades en la siguiente década (especialmente en los años 1994 y 1996) cuando se presenta:

o Descenso en la tasa de crecimiento interanual (pasa de 4.5% para el año 90-91 a menos de 1% en el año 92-93)

o Crecimiento casi nulo en el año 93-94, presentando una dramática caída en el crecimiento para el año 95-96 de –3% y en 1998-1999 de –1,5%.

Retomando la senda del crecimiento: A partir de 1999-2000, la matrícula de Educación Básica alcanza los niveles esperados de 3,6% y 4,2% en 2000-2001, manteniéndose la tendencia de crecimiento para el año escolar siguiente. A pesar de estas fluctuaciones, se debe decir sin temor a equivocaciones que la Educación Básica es el instrumento institucional más fuerte del sistema escolar venezolano. Se puede decir que la red de infraestructuras con la que cuenta el sistema de 1º hasta 6º grado es la pieza clave de la inclusión social del sistema.

No hay duda que el descenso de la tasa de analfabetismo de los últimos 20 años se debe en gran medida a la masificación de la Educación Básica, sobre todo hasta 6º grado. Aunque el sistema escolar está muy lejos de universalizarse hasta 9º grado. Las razones serán referidas en el aparte correspondiente a los déficits.

La tercera etapa del nivel básico muestra un ritmo de crecimiento constante, aunque no logra cubrir en forma satisfactoria la universalidad que por ley debe proveerse como sistema. En términos históricos se aprecia un considerable incremento en la cobertura que se le brinda a este tercer nivel.

El sistema escolar se encuentra lejos de cumplir con la exigencia legal de una educación obligatoria de nueve grados para toda la población en dicha edad. En efecto, para 2000-2001 la Tasa Bruta de Escolaridad en Educación Básica oscila entre 89.83% a los 12 años de edad y 42,8% a los 15 años de edad. Ello quiere decir que en la medida que se avanza en edad y en grados, el sistema escolar pierde capacidad de inclusión y contención.

Evolución de la matrícula en Educación Media, Profesional y Diversificada: El déficit de cobertura que se advierte en la última etapa de la educación básica se agudiza en este nivel, al punto de que la tasa Bruta de Escolaridad promedio para los años 2000-2001, fue de 19.3%. En otras palabras, sólo 1 de cada 5 jóvenes venezolanos en la edad correspondiente asiste a este nivel.

Si bien la Educación Básica de 1º a 6º grado representa la fortaleza en tejido institucional del sistema, la Educación Media representa la mayor debilidad institucional del sistema. No obstante, el nivel experimenta un crecimiento interesante a partir del año 97-98 llegando casi a 400.000 alumnos.

Los déficits estructurales del sistema escolar: Desde hace algún tiempo en Venezuela se viene discutiendo sobre el déficit de planteles según los grados de estudio. El sistema escolar falla, sobre todo, en la oferta de los niveles superiores de Educación Básica. En otras palabras, el sistema escolar venezolano revela un grave problema de inequidad en el acceso, o de probabilidad de culminar los ciclos escolares obligatorios propuestos desde 1.980 en la Ley Orgánica de Educación.

El sistema escolar venezolano no ofrece de manera uniforme todos los niveles en todos los municipios del país. Es lo que se suele llamar el efecto “embudo” del sistema escolar.

Existen más secciones en los grados inferiores que en los grados superiores:

o Es clásico el comentario sobre el déficit secular de secciones y planteles de séptimo grado respecto a las secciones de primer grado, tal como vimos en el aparte correspondiente a la tercera etapa de Educación Básica.

o Sin embargo, no sólo esta etapa de Educación Básica presenta déficit de secciones; de la misma manera, pero con menor magnitud, se presenta en el cuarto grado y en el Preescolar. Un simple “ratio” entre la cantidad de planteles con primer grado y la cantidad de planteles con preescolar, cuarto grado y séptimo grado da una aproximación al déficit real por municipios.

El promedio nacional de planteles 2001-2002 con primer grado es mayor que el promedio nacional de planteles con los niveles de preescolar, cuarto y séptimo grado

o Por cada plantel que presta el servicio de preescolar encontramos 1.3 planteles con primer grado.

o Existen casi dos planteles que ofrecen 1er grado por cada plantel que ofrece 4º grado.

o Hay 8,6 planteles que ofrecen 1er grado por cada plantel que ofrece 7º.

En municipios rurales localizados en los llanos venezolanos, la relación entre 1º y 4º grados puede llegar a ser de 13 primeros grados por cada cuarto grado. Este hecho obliga a las familias a enviar a los niños a otros municipios para continuar sus estudios o a detener sus estudios producto de la ausencia del grado.

El desafío de los docentes en Venezuela: Supervisión pedagógica y orientación al desempeño. Otro de los desafíos del sistema escolar es tener en los próximos años 100% de docentes con título profesional de la docencia o estudiando para ello.

o En los actuales momentos cerca de 14% de los docentes del Ministerio de Educación no cuenta con título profesional.

o En subsistemas de otras dependencias como las alcaldías y gobernaciones, el porcentaje puede llegar a más de 30%.

o Es importante crear un sistema de incentivos que oriente a los jóvenes de buenos promedios académicos, a tomar la carrera la actividad docente.

o Y, en los docentes titulados, conviene desarrollar estrategias de formación, relacionadas especialmente con desarrollo de competencias en lectura y escritura, gestión escolar y resolución de problemas.

Educación y exclusión social: El caso de la educación rural e indígena. En Venezuela, diversas investigaciones coinciden en que la exclusión social y económica es en primer término una expresión de la polaridad que surge entre áreas urbanas y áreas rurales.

La ruralidad es el punto de inicio de la exclusión social:

o Un individuo que nace en un municipio alejado de una zona urbana tiene mayores probabilidades de ser excluido que un individuo que nazca en la ciudad, independientemente del nivel socioeconómico con el que cuente su familia.

o La mayoría de la población se ha concentrado en las zonas urbanas de la región centro-norte costera y algunos municipios andinos del occidente del país. Así también los servicios se concentran donde más población habita.

o Los municipios en los que existe concentración de población indígena son los más excluidos del país, tal exclusión afecta a la mayor parte de la población que allí habita, independientemente de su condición étnica.

o Los municipios indígenas muestran índices de exclusión máxima y alta. Tales índices de exclusión se encuentran en la Sierra de Perijá, Amazonas, Delta Amacuro, Sucre y los llanos de Cojedes y Apure.

o En los 62 municipios con mayores índices de exclusión habita 8% de la población. En ellos se encuentran tanto la población indígena como la población que vive de actividades agrícolas.

o Existe una agenda pendiente por parte del Estado venezolano que desde el siglo XX se había obligado a proporcionar servicios educativos y sanitarios considerando la especificidad cultural de los pueblos indígenas.

o En municipios indígenas se superpone la exclusión derivada de la especificidad étnica y la exclusión geográfica derivada del alejamiento de los centros urbanos, así como la propia de los municipios fronterizos, donde se hace aún más difícil el acceso a servicios sociales.

o A lo largo de estos años se han acumulado brechas de exclusión en índices de analfabetismo, asistencia escolar, tasa de mortalidad infantil, entre otras.

El desafío para incluir a la población indígena es doble:

o Hace falta fortalecer las redes institucionales del Estado que garanticen la igualdad de acceso (el primer nivel de equidad), es decir, salud y educación.

o Es necesario incluirlos teniendo en cuenta la especificidad cultural de estos grupos

En el caso de los pueblos indígenas, la tasa de analfabetismo no observa una disminución histórica relevante.

o Mientras el país observa una notable mejoría en la situación de alfabetismo de la población, las tasas de analfabetismo indígena se encuentran entre 30 y 26 puntos porcentuales por encima del promedio nacional entre 1990-92 y 2001.

En estas tasas de analfabetismo indígena, las diferencias entre los grupos de edad no son tan grandes como las que se observan a nivel nacional, en las cuales mientras mayor es la edad del grupo, mayor es la tasa de analfabetismo.

o El factor clave que podría estar influyendo en esta tasa de analfabetismo es la lengua, lo cual supone asumir estrategias de alfabetización mucho más integradoras de la lógica cultural y educativa de estos grupos étnicos, incluyendo la alfabetización desde su propia lengua.

o Por otra parte, la tasa de asistencia escolar de los municipios indígenas presenta una mejoría importante en los últimos 10 años. Este cambio es importante, aunque aún no es satisfactorio con respecto al promedio nacional.

o Venezuela cuenta con una cobertura escolar elevada, si comparamos con otros países de América Latina. Sin embargo, en el caso de los municipios indígenas la asistencia escolar no llega a los niveles necesarios, sobre todo en los municipios de Amazonas.

o En esos municipios la tasa de asistencia se encuentra entre 38% y 65% para la población de 7 a 14 años.

o Es importe resaltar que la mayor tasa se encuentra en las poblaciones cercanas a los centros más urbanizados (Puerto Ayacucho en Amazonas, Tucupita en Delta Amacuro) y sobre todo en el grupo de edad de 7 a 9 años.

Para llevar adelante una política educativa integral se tendría a bien analizar las siguientes recomendaciones:

± Descentralizando la gestión hacia las regiones y reforzando la autonomía de los planteles.

o Atendiendo de manera especial a quienes no son iguales, sin desmedro del desarrollo de la mayor riqueza de aprendizajes posibles.

o Promoviendo esquemas de acción afirmativa, que den más oportunidades a quienes menos tienen.

o La Escuela debe ser el punto de inicio de la política educativa, el lugar donde se hace probable la justicia social y la igualdad de oportunidades. La Escuela debe dejar de ser una simple unidad ejecutora de las políticas planificadas desde el nivel central.

o Y por último, estimular los proyectos educativos desde las propias comunidades, con objetivos de aprendizaje, medios pedagógicos específicos, evaluaciones y medición de desempeños. Eso incentivará la necesaria permanencia de niñas y niños en el sistema.

o Pudiera preverse un sistema de ascenso del docente, resaltando su participación cotidiana en el desarrollo de innovaciones y resolución de problemas en la escuela. El desarrollo de proyectos puntuales, a pequeña o a mediana escala, puede incluirse en la atribución de puntajes para el ascenso en el escalafón.

o Es necesario desarrollar estrategias de formación integral de los docentes en ejercicio, con el fin de mejorar su práctica de desarrollo de la gestión educativa y la capacidad de resolución de problemas

o Es importante considerar la relación entre los diversos niveles del sistema educativo, especialmente los aportes que las universidades pueden dar a los otros niveles. Hay experiencias concretas que diversos grupos de profesores universitarios han venido desarrollando directamente con las escuelas, las cuales han arrojado aprendizajes significativos que podrían tomarse en cuenta.

o Además de los aspectos de equidad, cobertura y exclusión, situación de la planta física, porcentaje de docentes no titulados aquí mencionados, hay otros aspectos relevantes para el análisis y el diseño de políticas, tales como:

§ Gestión escolar

§ Participación de padres y representantes en la gestión escolar

§ La excesiva formalidad de la actividad escolar no permite convertir la escuela en un centro de generación y difusión de conocimientos pertinentes.

o Los diversos e históricos intentos de reforma escolar han presentado ideas importantes, pero han fallado en la direccionalidad de los procesos: desde el centro (Ministerio) a la periferia (todas y cada una de las escuelas).

o Han sido esfuerzos más bien impositivos, verticales.

o Es necesario ahora dar apertura a una discusión masiva y colectiva, donde los directivos, docentes, alumnos, padres y representantes tengan un papel protagónico, en lo relativo a una reestructuración general del sistema educativo, y cómo hacerlo viable.

Análisis Histórico de la Educación en Venezuela

La educación venezolana antes de 1950

El Ministerio de Educación tiene su origen en 1870, cuando el entonces Presidente de la República Guzmán Blanco, establece por Decreto la Instrucción Pública, gratuita y obligatoria.

Para el año de 1873, el Sistema Educativo sólo atendía 3.744 alumnos en 100 escuelas públicas.

Pero en 1874, cuando se crean la Dirección de Instrucción Pública y la Dirección de Instrucción Secundaria, se alcanza la cifra de 15.000 alumnos y se construyen 336 escuelas federales y 383 escuelas municipales y particulares. Así mismo, se comienza con la creación de los colegios secundarios, de primera y segunda categoría, los cuales, años más tarde, fueron autorizados para otorgar grados de educación superior.

En 1881, se crea el Ministerio de Instrucción Pública, que continuó llamándose así hasta el final de la dictadura gomecista.

En el período que va desde 1890 hasta 1935, Venezuela se encuentra dominada por sistemas dictatoriales y la educación sufre un estancamiento. Reflejo de ello es la paralización casi total de la educación superior, son clausuradas las Universidades del Zulia, Carabobo y la Universidad de Caracas fue cerrada por 8 años.

En 1934, aparece el Decreto Orgánico de la Instrucción Nacional, el cual incorpora los altos estudios de Agronomía y la Industria, da jerarquía al profesorado y dicta medidas para reglamentar el magisterio.

Para el año 1936, cuando finaliza el período de la dictadura, la educación se convierte en una de las prioridades del Estado Venezolano y el Ministerio cambia de nombre, el cual será de Educación Nacional.

En 1940, se aprueba la Ley de Educación y se crea el Instituto Pedagógico y, en la Universidad, las Escuelas de Agronomía, Veterinaria, Ciencias Económicas y Sociales y Geología. Con una población aproximada de 720.000 alumnos. Surge la Organización de Bienestar Estudiantil y se amplían los estudios de Filosofía, Letras,

Ciencias Económicas y Sociales, Odontología, Veterinaria, Agricultura y Zootecnia. Se impulsa el proceso de alfabetización de adultos y en 1948 se crea la Ley Orgánica de Educación Nacional.

Descripción de la educación venezolana desde 1950 hasta la actualidad.

Este período se inicia con una nueva dictadura que finaliza en 1958. Durante esos diez años, el sistema educativo sufre un nuevo estancamiento, había más de dos millones de adultos analfabetas, más de medio millón de niños en edad escolar fuera del sistema, pocas construcciones escolares, apenas seis mil estudiantes en escuelas técnicas y artesanales y un alto déficit de maestros y profesores.

Al caer la dictadura, se comienzan a producir profundos cambios educativos y se inicia la democratización de la enseñanza, con énfasis en la ampliación de la cobertura en la educación primaria y secundaria; se crean nuevos establecimientos escolares, se aumenta el número de maestros y profesores, se da impulso a la educación media y técnica, así como a la creación de nuevas carreras universitarias.

El 22 de agosto de 1959 se crea el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE) con el fin de formar cuadros de obreros calificados que dieran respuesta a las exigencias de los centros de producción del país.

Para el inicio de la década del 60, se crean los Núcleos Rurales, cuya finalidad era que el sector educativo contribuyera a la consolidación de la Reforma Agraria y, comienzan a funcionar 38 núcleos en las diferentes Entidades Federales del país. Los maestros que prestaban sus servicios en las escuelas unitarias fueron objeto de adiestramiento en planes, programas y métodos de enseñanzas aplicables al ambiente rural.

En enero de 1961, es promulgada la nueva Constitución de la República de Venezuela, que contempla en los artículos 78 al 83 lo referente a la política educativa, establece el derecho de todos los venezolanos de recibir educación y afianza la gratuidad de la enseñanza oficial; se asegura el deber del Estado de construir los planteles necesarios para garantizar el acceso al sistema a todo ciudadano venezolano, así como la formación y preparación del personal docente necesario.

En relación a la educación primaria, ya para el año 1960, según informe de la UNESCO, Venezuela revela un aumento del 42% en la matrícula de este nivel educativo. Motivado a lo anterior, se hizo necesario asegurar su prosecución en el nivel medio, por lo que se da mucho énfasis a la construcción de los locales escolares adecuados para ese nivel, así como la formación y preparación de los docentes requeridos.

Para el año escolar 1961-62, la Educación Media alcanza un aumento matricular del 249%, respecto a los años 1957-1958. Mientras que la Educación Normal, es decir, la formación de maestros para los niveles de Preescolar y Primaria, aumenta su matrícula en 31.641 alumnos y la Educación Técnica a nivel medio, aumenta en 9.949 alumnos, gracias a la creación de 17 planteles, llegando a un total de 152 centros en esa rama educativa, incluyendo las especialidades de artesanal, comercial, industrial, asistencial y artística.

Por otra parte, para 1961 se le dio gran impulso a los programas destinados a la erradicación del analfabetismo, alcanzándose una cifra de 197.959 personas alfabetizadas. En cuanto a la formación de cuadros superiores y creación de instituciones de este nivel se le da especial énfasis al rol de los institutos de Educación Superior que respondan a las necesidades regionales y nacionales.

Es así como, en 1962, se crea el Centro Experimental de Estudios Superiores de Barquisimeto, que hoy en día se conoce como Universidad Centro-Occidental «Lisandro Alvarado» y el Instituto Politécnico Superior.

Para el quinquenio 1964-1969, se da mayor atención a la educación rural y a una mejor calidad en la educación nacional, razón por la cual el Ministerio de Educación, a través de la Oficina de Planeamiento Integral de la Educación (EDUPLAN), se propuso a desarrollar acciones orientadas a tal fin. Así mismo en este quinquenio se creó el Instituto Experimental de Formación Docente, cuyo objetivo principal fue la formación de dirigentes de la educación, maestros de preescolar y primaria, además incrementó la investigación experimental y pedagógica y desarrolló programas de mejoramiento del personal en servicio.

Otro hecho de gran significación en esta década, fue el Decreto N° 567 del 17 de junio de 1966, como medida complementaria de la reforma de planes y programas de estudio y el cual contiene directrices básicas en torno a los siguientes aspectos: material de enseñanza, distribución gratuita de los mismos, biblioteca escolar y relación de ésta con la comunidad. Este último aspecto se complementó con el Decreto N° 188 del 27 de junio de 1979, mediante el cual se crea el sistema de servicios bibliotecarios escolares.

El primer quinquenio de la década del setenta se presenta con una serie de proposiciones para modernizar al sistema educativo venezolano, desde la Educación Preescolar hasta Educación Superior; incluyendo la Educación Especial; reformas administrativas del Ministerio y del régimen de supervisión; la regionalización de la educación, la reforma de la estructura del sistema educativo y del régimen de evaluación del rendimiento estudiantil, organización del servicio de orientación escolar y profesional, formación docente y perfeccionamiento profesional, estatuto del personal docente, televisión y radio aplicadas a la educación, Programa Nacional de Técnicos en el Extranjero y Concesión de Créditos.

En este orden de ideas, se da especial tratamiento a la Educación Preescolar, ya que hasta el momento había insuficiencia de institutos dedicados para tal fin, así como la falta de personal docente formado para este nivel educativo, y de programas especializados en este tipo de enseñanza. Por estas razones se inician las primeras acciones para que el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños en edad preescolar adquiera la importancia requerida. Se actualizan los programas de Educación Primaria donde participan docentes de todas las zonas educativas del país.

Estos nuevos programas se implantan en todas las escuelas primarias del territorio venezolano; en el año de 1970 se inicia el proceso de Reforma de Educación Media, donde los estudios de Educación Secundaria, Educación Normal y Educación Técnica se reordenan en un nuevo esquema estructural y se distribuyen en dos ciclos. El primero llamado Ciclo Básico Común y el segundo Ciclo Diversificado. En este último se da oportunidad para realizar estudios profesionales, científicos y humanísticos.

Como consecuencia de esta nueva estructura se diseñan nuevos planes de estudio y es en el año de 1971, cuando se inicia el proceso de la reforma educativa. Igualmente, se inicia la reforma para la Educación Normal, con el fin de formar profesionales que se dedicaran a la docencia en Educación Preescolar y en Educación Primaria.

Se establece un nuevo régimen de evaluación del rendimiento estudiantil para los cursantes de Educación Preescolar, Primaria, Secundaria, Normal y Técnica, a través de tres Reglamentos Sectoriales:

³ Reglamento sobre el Régimen Especial de Evaluación Escolar para las ramas de Educación Preescolar y Primaria.

³ Reglamento sobre el Régimen Especial de Evaluación Escolar para el Primer ciclo de las Ramas de Educación Secundaria, Técnica y Normal.

³ Reglamento sobre el Régimen Especial de Evaluación Escolar para el Segundo Ciclo de las Ramas de Educación Secundaria, Técnica y Normal.

En relación a la Educación de Adultos, se inicia un nuevo régimen flexible, para los mayores de 16 años que quisieran proseguir sus estudios en el nivel de media. A este nuevo régimen se le denominó Parasistema, el cual incluiría la incorporación de los nuevos programas de estudio, del régimen semestre y establecía un nuevo sistema de evaluación.

En este quinquenio, se profundiza en la regionalización de las políticas educativas, creándose, en cada una de las regiones político-administrativas en que había sido dividido el país, las Oficinas Regionales de Educación (ORE), cuyas atribuciones eran de acción supervisora y evaluadora de los programas de desarrollo educacional que se proyectaban para cada región, en coordinación con el Ministerio de Educación, los Ejecutivos Regionales, organismos de Desarrollo y demás instituciones oficiales y privadas.

En cuanto a la Educación Superior, para el año de 1970 se promulga la Ley de Universidades, se crea la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) y se establecen normas sobre la materia de administración presupuestaria. En cumplimiento del artículo 10 de la Ley de Universidades, referido al principio de la experimentación, se le da gran importancia a la diversificación de los estudios de este nivel, por lo que se crean Universidades Nacionales Experimentales, en diferentes entidades federales del país, con el fin de ensayar nuevas orientaciones y estructuras en Educación Superior.

En septiembre de 1971, se redacta el Anteproyecto de Ley de Educación Superior, donde se institucionaliza la carrera de investigador científico y se autoriza el cuarto nivel de educación, correspondiente a postgrado. Se crean varios centros con rango de Educación Superior, como lo son los Colegios Universitarios y los Politécnicos.

Otro hecho de gran relevancia fue la promulgación del Decreto N° 355 de 1970, donde se reglamenta el ingreso al ejercicio de la Docencia en la Educación Primaria y establece el Régimen de concurso. Se crea el Centro Nacional para el Mejoramiento de la Enseñanza de las Matemáticas y las Ciencias (CENAMEC), como respuesta a la política del mejoramiento del proceso enseñanza-aprendizaje de los niños y jóvenes que cursan la educación media. Se le da gran apoyo a la modalidad de Educación Especial, que hasta los momentos prácticamente era atendida por el sector privado. Se crea la Escuela Oral para Niños Sordos y con el auspicio del Instituto Venezolano de Audición y Lenguaje (IVAL) y la Asociación Venezolana de Padres y Amigos de Niños Excepcionales (AVEPANE) se realizan cursos de especialización para la atención de niños con necesidades especiales.

El segundo quinquenio de la década de los setenta se inicia con el proceso llamado «Revolución Educativa», que implicaba modificaciones estructurales del sistema educativo, con medidas administrativas, académicas y sociales.

Para 1975 se dicta el Reglamento Orgánico del Ministerio de Educación, que genera un proceso de reestructuración administrativa y cuyo aspecto más importante es el de la descentralización de las decisiones y de la operación educativa que adquiere un mayor valor dentro de la política expresada ya en el Presupuesto Coordinado, de ir dando cada vez mayor participación a los Estados y Municipios en la acción educacional.

Se reabren las Escuelas Técnicas, implantándose la «Nueva Escuela Técnica de Nivel Medio», en las ramas de Agropecuaria, Comercial, Industrial, Asistencial y Servicios administrativos. Sus estudios tienen una duración de 5 años, los tres primeros de formación básica y el segundo ciclo de 4 semestres de especialización. Los alumnos recibían el título de Técnico Medio, el cual era equivalente al de Bachiller y podían continuar estudios de nivel superior en las ramas afines a su especialidad. Con esto se pensaba llenar el déficit nacional de técnicos a nivel medio.

Otra iniciativa de gran importancia fue el Programa de Becas «Gran Mariscal de Ayacucho», para la capacitación, tanto en centros nacionales, como extranjeros, de jóvenes provenientes de la clase media y trabajadora, en ramas técnicas y científicas. Posteriormente, este Programa se convierte en Fundación «Gran Mariscal de Ayacucho».

En materia de Educación Superior y cumpliendo con la política de la «Educación para la Renovación» surge el Proyecto para la creación de la Universidad Nacional Abierta (UNA), destinada a la formación de profesionales en áreas prioritarias del desarrollo nacional, utilizando sistemas no tradicionales para ser aplicados a la Educación a Distancia y empleando estrategias de instrucción como: Televisión instruccional, enseñanza programada y otros métodos modernos. Se continúa con la expansión de este nivel educativo, creando tres nuevas universidades experimentales y nueve Institutos Universitarios, todos de carácter oficial, y se autoriza el funcionamiento de varios institutos y colegios universitarios de carácter privado.

De acuerdo con la política de protección integral de las comunidades indígenas se dictó el Decreto N°283 del 20 de septiembre de 1979, por el cual se ordena la gradual implantación del régimen intercultural bilingüe y se comenzó la edición de textos en lengua Warao.

Por Decreto N°188 del 27 de Junio de 1979 se creó el Sistema de Servicios Bibliotecarios Escolares para las escuelas primarias oficiales.

Otro Decreto de gran trascendencia fue el N°357 del 15 de noviembre de 1979, sobre el establecimiento del Seguro Escolar consistente en una póliza que protege a los estudiantes de los niveles: Preescolar y primario de las escuelas oficiales y de los institutos privados de las áreas marginales, el cual cubre los riesgos de gastos médicos, hospitalización, cirugía, exámenes de laboratorio, poliomielitis, muerte natural, muerte accidental y accidentes corporales.

La década del 80 se inicia con la aprobación de la nueva Ley de Educación y el 13 de junio de 1980 se decreta la creación del subsistema de Educación Básica, con duración de nueve años y la obligatoriedad del Preescolar. También se inició la experiencia de los Núcleos Escolares Rurales de Desarrollo Integral (NERDI), que agrupan escuelas rurales, escuelas granjas, escuelas básicas, escuelas graduadas y escuelas pre-vocacionales. Se organizaron 29 bibliotecas rurales comunitarias y cada Núcleo cuenta con una coral con énfasis en el folklore regional.

Otra modalidad educativa que logró un gran impulso fue la Educación de Adultos, mediante programas y planes de alfabetización en coordinación con la Asociación Cultural para el Desarrollo (ACUDE).

En un Plan conjunto, los Ministerios de Educación y Defensa, iniciaron la Educación Premilitar, con fines de despertar en el joven venezolano, conciencia sobre problemas de seguridad y defensa.

Se estableció, a través de un decreto, el uniforme escolar para los alumnos de Preescolar, Básica y Media Diversificada. Igualmente se promulgó el Reglamento sobre el Procedimiento para otorgar los Certificados de Educación Básica y los Títulos de Bachiller y Técnico Medio, lo cual representa, hasta hoy, una verdadera descentralización del control de estudios y responde a la política de regionalización de la administración educativa y su modernización gerencial. Se continúa con la política de creación de centros de Educación Superior, con la finalidad de dar mayor oportunidad a los jóvenes venezolanos de adquirir conocimientos a este nivel.

Para 1981 se perfecciona el Sistema Nacional de Preinscripción, a través de la Prueba de Aptitud Académica, con creciente aceptación por parte del estudiantado. Asimismo, ya se venía trabajando en un Proyecto de Ley de Educación Superior. Durante este quinquenio se hicieron profundas renovaciones, tales como: la implantación de programas que estimulan la valorización del trabajo. A tal efecto se incluye el área de «Formación para el Trabajo» en todos los años del nivel de la Educación Básica; se establecen los Convenios Ministeriales de Educación-INCE y Ministerio de Educación-Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV).

En 1986 se aprueba el Reglamento General de la Ley Orgánica de Educación, donde se establecen las normas y directrices complementarias sobre el sistema, el proceso y los regímenes educativos. Las instalaciones escolares fueron también preocupación en aquellos años en que se constituyó el Programa Nacional de Conservación y Mantenimiento de Locales Escolares, por medio de la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (FEDE), institución mancomunada entre el Ministerio de Educación, el Ministerio de Desarrollo Urbano y las comunidades educativas.

En la Planificación Curricular de Educación Básica se incorporan: la Educación Ambiental, la Educación Sexual y la Educación Estética. Asimismo el Ministerio de Educación introduce la Formación para las Artes y la Formación de Ministros del Culto como modalidades del Sistema Educativo.

En 1988 se consolida el nivel educativo de educación básica en todo el país, mediante la elaboración y divulgación de los instrumentos pertinentes, como los programas de estudio y manuales del docente para el sector urbano, rural, indígena y de fronteras; programas de educación para el trabajo; regionalización curricular y microplanificación educativa. Se incorpora, conjuntamente con el Ministerio del Ambiente, la educación ambiental en el diseño curricular de básica.

En cuanto a la educación rural, en un esfuerzo coordinado con Maraven, FEDE, Gobernación del estado Anzoátegui y los Concejos Municipales de los Distritos Monagas y Miranda, se dio inicio al proyecto Zuata-Mapire, con acciones educativas experimentales para el desarrollo rural integrado.

Para el período 1990-94 la gestión educativa se orientó a:

1. Adaptar el Sistema Escolar a la multiplicidad de situaciones del venezolano, es decir, a las necesidades y requerimientos del desarrollo económico y social del país.

2. Ofertar carreras técnicas para satisfacer la demanda de recursos humanos de las empresas para elevar la capacidad del país para asimilar y desarrollar tecnología.

3. Mejorar los cuadros gerenciales a fin de adecuarlos a las exigencias de control, seguimiento y evaluación del sistema educativo.

4. Proteger a los trabajadores de la educación.

5. Desconcentrar el Ministerio de Educación a través de un trabajo profundo sobre la modernización, desconcentración y eventual descentralización de las zonas educativas.

A partir de febrero de 1994, enmarcado dentro una situación de crisis económica y social, el sistema educativo venezolano comienza a construir una línea de acción fundamentada en la reconstrucción de una nueva sociedad. En este sentido, la educación se concibe como una tarea a lo largo de la vida de todo individuo, convirtiéndose en el eje central para el desarrollo de la conciencia autónoma en torno a los valores de la libertad, justicia y solidaridad.

En orden a estas ideas, el Ministerio de Educación de Venezuela se propone alcanzar, tres grandes objetivos que direccionan la política educativa:

1. Elevar la calidad de la acción educativa

2. Mejorar la eficiencia de la gestión educativa

3. Salvaguardar la equidad en relación con los sectores mayoritarios que acceden a la educación.

A su vez, estos objetivos definen las tres grandes políticas que se desarrollarán en este quinquenio, así como las líneas estratégicas de acción a través de las cuales se ha comenzado a dar cumplimiento a cada objetivo y política educativa, a saber:

1. Transformación de la práctica pedagógica, para mejorar la calidad de la formación ética e intelectual.

a. Dignificar y dinamizar a la función docente.

b. Promover los proyectos pedagógicos de plantel.

c. Rehabilitar la infraestructura de los planteles y dotarlos con los recursos educacionales adecuados.

2. Generación del cambio institucional necesario para la modernización y fortalecimiento del sector educativo.

a. Delegar y transferir competencias a los estados, los municipios y los planteles.

b. Reestructurar el nivel central para fortalecerlo en sus funciones esenciales.

3. Corrección de los desequilibrios sociales que se manifiesten en el sistema escolar, por efecto de factores exógenos y endógenos.

a. Apoyar socioeconómicamente a los estudiantes de menores recursos.

b. Promover ritmos de crecimiento de los niveles y modalidades del sistema, en función de la justicia social y del modelo de crecimiento económico.

Reflexión acerca del sistema educativo tradicional

La crisis del sistema educativo tradicional, ha planteado la necesidad de proponer innovaciones y propuestas que contribuyan a una nueva formación de nuestra educación. Las disfuncionalidades se manifiestan entre la inadecuada formación docente, y la heterogeneidad cultural, y el desarrollo socioeconómico del país, situación que se evidencia en la baja calidad del proceso enseñanza - aprendizaje, existiendo serios desajustes internos y externos, que sobre todo son patentes, en la investigación, cuyos resultados son muy bajos o casi nulos.

Es decir, la formación de profesionales adolece de la carencia de una educación integral, pues su formación se ha centrado en el adiestramiento para resolver problemas relacionados con su profesión, y muchas veces este adiestramiento no considera la realidad socioeconómica y cultural del país, lo cual impide ofrecer respuestas propias a las necesidades de la gente.

Frente a este panorama, es obvia la necesidad de una reforma educativa integral, tanto en las estructuras y los procesos, como de los fines del sistema educacional, cuya crisis ha repercutido en la crisis de la cultura Venezolana; la educación superficial, retórica y banal, no ha planteado ningún problema en su verdadero terreno, sin cimientos, huérfana de conocimientos, sin rumbo o proyecto, no ha ofrecido soluciones factibles, y ha sido incapaz de formar profesionales con un mínimo nivel de creatividad, porque desconocen su propia realidad.

Pensamientos de Simón Rodríguez

"Los Gobiernos liberales sea cual fuere su denominación, deben ver en la primera escuela el fundamento del saber y la palanca del primer género con que han de levantar los pueblos al grado de civilización que pide el siglo. El interés general está clamando por la instrucción pública: la América está llamada por las circunstancias a emprenderla; la América no debe imitar servilmente, sino ser original".

"Escribamos para nuestros hijos y pensemos en su suerte social más bien que en sus comodidades. Dejémosles luces en lugar de caudales".

«Instruir no es educar; ni la instrucción puede ser un equivalente de la educación, aunque instruyendo se eduque»

«No hay interés donde no se entrevé el fin de la acción. Lo que no se hace sentir no se entiende, y lo que no se entiende no interesa. Llamar, captar y fijar la atención, son las tres partes del arte de enseñar. Y no todos los maestros sobresalen en las tres»

«El título de maestro no debe darse sino al que sabe enseñar, esto es al que enseña a aprender; no al que manda aprender o indica lo que se ha de aprender, ni al que aconseja que se aprenda. El maestro que sabe dar las primeras instrucciones, sigue enseñado virtualmente todo lo que se aprende después, porque enseñó a aprender»

«No hay oveja que busque al pastor, ni muchacho que busque a maestro»

«Enseñen los niños a ser preguntones, para que, pidiendo el por qué de lo que se les mande hacer; se acostumbren a obedecer a la razón, no a la autoridad como los limitados, no a la costumbre como los estúpidos»

«La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre se hace y hace a otros; y esto es inevitable, porque la moniciencia no cabe en un hombre: puede caber, hasta cierto punto, en una sociedad (por el más y el menos se distingue una de otra). No es culpable un hombre porque ignora - poco es lo que puede saber -, pero lo será si se encarga de hacer lo que no sabe.»

«Acostúmbrese al niño a ser veraz, fiel, servicial, comedido, benéfico, agradecido, consecuente, generoso, amable, diligente, cuidadoso, aseado; a respetar la reputación y a cumplir con lo que promete. Y déjense las habilidades a su cargo; él sabrá buscarse maestros, cuando joven”.

«Sólo la educación impone obligaciones a la voluntad. Estas obligaciones son las que llamamos hábitos.»

«Enseñen, y tendrán quien sepa; eduquen, y tendrán quien haga.»

«Toca a los maestros hacer conocer a los niños el valor del trabajo, para que sepan apreciar el valor de las cosas.»

«Al que no sabe, cualquiera lo engaña. Al que no tiene, cualquiera lo compra».

«Enseñar es hacer comprender; es emplear el entendimiento; no hacer trabajar la memoria»

«El maestro de niños debe ser sabio, ilustrado, filósofo y comunicativo, porque su oficio es formar hombres para la sociedad»

«Nadie hace bien lo que no sabe; por consiguiente nunca se hará República con gente ignorante, sea cual fuere el plan que se adopte.»

Pensamientos de Luis Beltrán Prieto Figueroa

“Nuestra escuela, por imperativos sociales debe ser progresista, entendido el término en el sentido de una educación para la formación del hombre integral en su postura de miembro de una comunidad, del ciudadano libre y responsable con el desarrollo económico social, capaz de confluir en una mejor y más grande preocupación, no para aprovechamiento de unos pocos sino para mayor beneficio social.”

“Desarrollar las virtualidades del hombre, colocándolo en su medio y en su tiempo, al servicio de los grandes ideales colectivos y concentrado en su tarea para acrecentar y defender valores que, si fueran destruidos, pondrían en peligro su propia seguridad.”

“En posesión como está la humanidad de la técnica moderna, hay que atenerse a la experiencia desechando toda idea de trascendencia. La experiencia nos enseña que todo cambia, que no hay nada fijo en el campo mental ni en el campo espiritual. El pensamiento mismo no es más que un instrumento para la acción. El hombre comienza a pensar cuando tropieza con dificultades materiales que es necesario superar. Por eso la idea no posee más que un valor instrumental. Se trata de una función desarrollada por la experiencia activa y que está al servicio de esa experiencia. El valor de una idea radica por completo en su éxito. Lo verdadero no es a la postre más que una forma de lo bueno.”

“El maestro tendrá por fin formar ciudadanos aptos y productivos, de espíritu democrático, respetuosos de los derechos de los demás y celosos defensores de los propios derechos”

“Formar al hombre en la plenitud de sus atributos físicos y morales, ubicado preferentemente como factor positivo del trabajo de las comunidades. Capacitar para la defensa del sistema democrático dentro del cual tienen vigencia y son garantizados los derechos civiles y políticos esenciales de la personalidad humana y capacitar para el trabajo productor mediante el dominio de las técnicas reclamadas por el desarrollo técnico de la época.”

La educación “esa formación necesariamente incidirá en el desarrollo de una conciencia que lo capacite para luchar contra la explotación del hombre por el hombre y para alcanzar con la liberación individual la liberación nacional”.

“En una sociedad dinámica, como lo es o debe serlo la sociedad democrática, la función de la educación no es sólo conservar los bienes y valores tradicionales, sino promover el cambio, propiciar el progreso, que sólo se realiza por el aprovechamiento de los elementos de las creaciones anteriores para crear cosas nuevas, bienes y valores nuevos.”

En la vida democrática, el cambio es lo característico, y la educación debe preparar a las generaciones para adaptarse cada día a los cambios sucesivos.”

Pensamiento de Cecilio Acosta

"¿Hasta cuándo se ha de preferir el Nebrija que da hambre a las realidades del taller? No come quien argumenta sino quien obra. Prefiérase el escoplo al silogismo. Enséñese lo que se entienda; enséñese lo que sea útil, enséñese a todos y es todo".

Pensamiento de Fermín Toro

“La educación como mejora del individuo para el bienestar de la sociedad"

Ideas de Simón Bolívar sobre la Educación

La educación que imaginaba Bolívar era para una época y una realidad, para una situación social, política y económica concreta, era el caso de Venezuela. No tenía como propósito el mantener una situación existente, sino que pretendía una transformación en forma radical. Se educaría con el objetivo de construir la noción de patria americana y no para mantener la idea de España como patria; no se buscaría el conservar una estructura político administrativa caduca, sino justamente, para destruila y construir una adecuada; no para la idea de una ficticia paz y armonía.

Bolívar sugería una educación revolucionaria; una educación para el futuro de Venezuela. No debemos olvidar que Simón Rodríguez fue el maestro que más influencia tuvo sobre Bolívar y que el era un revolucionario en el campo educativo hizo que su ilustre alumno pusiera en práctica las ideas por él fomentadas. Bolívar fue un visinario para su época; además de la educación para el trabajo, buscó innovaciones en Educación Superior, en formar escuelas donde las niñas pudieran formarse al igual que los varones, buscó la promoción de la educación popular, de la integración social en las escuelas y hasta llegó a enviar becarios a Europa.

Bolívar siempre le concedió al proceso educativo especial importancia y en el cifró las esperanzas de poder inculcarle a los ciudadanos las ideas de patria y prepararlos para el desarrollo integral de la nación.

El Libertador tuvo claras las ideas de lo que debería hacerse con la educación. En su opinión las personas debían ocuparse de estudios. Las ciencias aplicadas, las técnicas y oficios, y buscaba que los jóvenes de su época compartieran con él sus ideas. Su idea era que cooperaran con el desarrollo económico del país.

El pionero de la Educación para Simón Bolívar es considerado el Trabajo.

Es importante resaltar el alto maestro; esto se evidencia en las maestro Simón Rodríguez:

"Usted formó mi corazón para la libertad, para lo grande, para lo hermoso". Dio gran importancia al educador como forjador de naciones y dijo: El objeto más noble concepto que tuvo del oficio de frases en que se refirió a su que puede ocupar al hombre, es ilustrar a sus semejantes. Para el Libertador el trabajo docente estaba en el lugar más elevado, de él dependía la formación de la juventud. La educación tenía que ser popular y complemento de la acción de patria, la comprensión plena de sus deberes ciudadanos, y una formación intelectual que impidiera que le quitasen sus derechos. También la educación ayudaría a comprender la necesidad del cumplimiento del deber; para el libertador de nada valía ser libre si se continuaba en la ignorancia de ahi que para él: "Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción"

CONCLUSIÓN


El sistema escolar venezolano padece aún de déficit que ha venido acumulando, desde por lo menos hace 25 años. Sin embargo, algunas proposiciones se pueden hacer con la idea de fortalecer las instituciones que rigen el sistema.


Una primera proposición es tener en los próximos años 100% de docentes con título profesional de la docencia o estudiando para ello. Además, crear un sistema de incentivos que oriente la actividad docente al mejor desempeño y a la superación del maestro.


Además de resolver los problemas de igualdad en el acceso, todavía hará falta construir políticas que garanticen la equidad en educación, adecuando la política educativa a la heterogeneidad social de los venezolanos.


La desinversión en infraestructuras educativas durante los años 80 y 90 supone que la oferta educativa está por debajo de la demanda. Los niveles de inversión deben reactivarse para subsanar el déficit secular de secciones y planteles en todos los niveles.


Es necesario darle solución al efecto embudo del sistema escolar, porque éste no ofrece de manera uniforme todos los niveles en todos los municipios del país, lo que acentúa la desigualdad en el acceso. En efecto, en Venezuela existen mas secciones en los grados inferiores (1º a 3er grado) que en los grados superiores


Hará falta formar en los próximos tres años Directores para la gestión autónoma de la Escuela, estimulando su capacidad de decisión sobre aspectos claves de la vida escolar.